Camino de la Fé
Camino de la Fé
Iglesia Católica

Santo Tomás Apóstol: patrón de arquitectos, constructores y de los ciegos

São Tomé

Ver para creer”. ¿Cuántas veces en la vida dudamos de algo y tuvimos que verlo con nuestros propios ojos para confirmar que era verdad? Esto fue exactamente lo que ocurrió con Santo Tomás Apóstol.

Santo Tomás, que fue uno de los apóstoles de Jesús, no creía en la palabra de sus compañeros cuando decían que su maestro había resucitado. Por eso, tuvo que ir hasta Cristo y, según las Escrituras, incluso tocar las heridas causadas por la crucifixión para poder creer en la resurrección.

Sin embargo, a pesar de esto, Santo Tomás fue un hombre íntegro y de mucha fé, que llevó el Evangelio a varios pueblos. Conoce más sobre la historia de este santo que se convirtió en patrón de los arquitectos, constructores y también de los ciegos.

Historia de Santo Tomás Apóstol

Según pasajes del Evangelio de San Juan, en los que Santo Tomás aparece como protagonista, a este se le asocia un temperamento melancólico, pesimista y de quien siempre busca aclarar mejor cualquier hecho. Esta duda de Tomás transmite a los cristianos el mensaje de que Dios no rechaza la necesidad de certeza.

Jesús le pidió a Santo Tomás Apóstol que comprobara su presencia en la resurrección: “Tomás, porque me has visto, creíste”. Esto inspira a comprobar la fe cuando la verdad se presenta.

Santo predicador

Tras el paso de Jesús a otra vida, Santo Tomás, así como los otros apóstoles, salieron a predicar la palabra de Dios. Hay registros que indican que este santo estuvo en la India, donde acabó siendo perseguido ya que la fé cristiana no era bien recibida.

Así, tuvo que pasar por el martirio a través de lanzas que, a manos del pueblo hindú, atravesaron su cuerpo. Sin embargo, su devoción no se perdió, ya que hace dos mil años los católicos de Malabar le rinden culto a su memoria.

En el siglo XVI, cuando los portugueses llegaron a la India, descubrieron la cripta donde se enterró el cuerpo del santo. Se encontraron también sus reliquias, que son un poco de sangre coagulada y la lanza que lo hirió de muerte.

Ante esta fe inquebrantable, que le hizo llevar el Evangelio a lugares tan distantes, Santo Tomás Apóstol se convirtió en el santo de devoción a la evangelización.

La Asunción de María

Según un texto histórico, atribuido a José de Arimateia, Santo Tomás Apóstol fue el único testigo de la Asunción de María a los cielos. El texto dice que el santo fue milagrosamente transportado desde la India hasta la tumba de María, en Jerusalén, para presenciar este hecho.

Fue en este momento que la Madre de Dios le entregó su cinturón. Esta escena se representó varias veces en el arte medieval.

Milagro del Tsunami

Existe otro hecho milagroso que se le atribuye a Santo Tomás Apóstol. En 2004, un tsunami arrasó varias islas del Océano Índico, en Indonesia, destruyendo por completo la región. Sin embargo, solo un lugar permaneció intacto: la Iglesia de Santo Tomás, que conserva sus reliquias.

Una tradición local cuenta que Santo Tomás Apóstol enterró un poste en frente al lugar donde queda la iglesia actualmente, afirmando que las aguas del mar nunca sobrepasarían aquel punto. A día de hoy, el poste sigue en el mismo lugar, incluso tras la catástrofe. Ante este hecho, los sacerdotes hindúes no paran de perseguir a los cristianos.

Santo Tomás patrón de los ciegos

São Tomé padroeiro dos cegos

Gracias a su historia como constructor de la fe cristiana y al hecho de tener que “ver para creer”, Santo Tomás Apóstol se convirtió en patrón de los arquitectos, constructores y de los ciegos.

Hoy en día, en la India, Brasil, España y muchos más países, hay iglesias que fueron construidas en su honor.

Oración a Santo Tomás Apóstol

Querido y Glorioso Santo Tomás, Tú eres modelo para que sigamos siempre a Jesús y reconocerlo maestro de la verdad.

Tú que has creído porque has visto, con tu intercesión ayúdanos a creer sin ver, tú has creído porque has buscado con tu coraje, ayúdanos a buscar a Jesús sobre cualquier cosa de este mundo y no anteponer nada a Su Amor.

Tú has creído porque has amado, con tu ejemplo ayúdanos a amar a Jesús como tú lo hiciste, poniendo su presencia en primer lugar y a servirlo en nuestros hermanos.

Tú que has amado porque has sido elegido, con tu presencia ayúdanos a apreciar la vocación cristiana y a compartir la alegría.
Santo Tomás, ayúdanos con tu oración a reconocer a Jesús presente entre nosotros para encontrarlo un día en el paraíso.

Amén.